Castilla, de condado a reino

Francisco Javier Sánchez

En una anterior entrada expuse cómo fue el nacimiento de Castilla. Como continuación a esa entrada sobre la historia de la primitiva Castilla, invito a leer de una forma muy resumida cómo se transformó Castilla, desde un condado unificado por Fernán González, hasta un poderoso territorio fruto de la vitalidad de sus gentes que alcanzó la categoría de reino en el siglo XI.

La rápida ampliación del reducido territorio castellano de los inicios del siglo IX produjo su fragmentación en varios condados, que se caracterizaban por tener una dependencia más teórica que real de los reyes de Asturias, dado que se situaban en la frontera oriental abierta a los ataques de los musulmanes. En la población predominaban los campesinos libres, habituados al manejo de las armas, y no existían grandes linajes.

En el año 932 Fernán González se titula conde de toda Castilla y de Álava, reuniendo bajo su control un considerable territorio que comprendía desde la costa cantábrica de las actuales Cantabria y Vizcaya hasta las comarcas de Roa, Sepúlveda y Gormaz, dotando al gran condado de mayor peso geopolítico y de más fortaleza.

Algunos estudiosos afirman que Fernán González pasó su infancia al cuidado de un ayo en el interior de Cantabria, cerca de Ampuero, para así evitar peligros, donde era preparado para recibir responsabilidades de gobierno al ser probablemente hijo de Gonzalo Fernández, que fue conde de Burgos y Lara.

La independencia del Condado de Castilla se hace definitiva cuando su hijo García Fernández (años 970-995) hereda todos los condados castellanos unificados por Fernán González en un único linaje, incorporando además el condado de Monzón, y fortaleciendo el Torreón de Covarrubias que figura en la imagen. El conde Sancho García (995-1017), aprovechando la debilidad del califato, se dedica a repoblar el valle del Duero, incrementando su autoridad. El último conde castellano de la estirpe de Fernán González, García Sánchez (1017-1029), lo fue siendo menor de edad bajo la tutela del rey Sancho III de Navarra, su cuñado, y acabó asesinado en León. A partir de entonces el Condado de Castilla estuvo bajo el dominio de dicho rey de Navarra, y su hijo Fernando heredó Castilla en 1035, siendo también rey de León a partir de 1037. Esta fue la primera unión de León y Castilla. Con Fernando desaparece el título de conde de Castilla, y a su muerte en el año 1065 su hijo Sancho hereda con el título de rey, Castilla, convirtiéndose en reino.

Por último, destacar que durante los siglos IX a XI existió un obispado en Valpuesta, sobre el que recayeron labores esenciales en la organización de la primitiva Castilla. De allí proceden los documentos que recogen las palabras más antiguas del primigenio romance castellano, los llamados Cartularios de Valpuesta, anteriores a las Glosas Emilianenses de San Millán de la Cogolla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s